Contrario a lo que se cree normalmente, a pesar de las grandes cantidades de grasa que contiene el maní, al ser éstas de las favorables para tu salud, su consumo ayuda a tu hígado a equilibrar su funcionamiento y a tu páncreas a procesar más fácilmente el azúcar.

Consumir un cuarto de taza de maní al día ayuda a generar niveles altos de serotonina en el cerebro, lo que se traduce en un equilibrio hormonal y convierte al maní en un aliado natural contra la depresión.

Al igual que la mayoría de los frutos secos, el maní te ayuda a calmar la ansiedad a la hora de comer y siempre será un buen amigo durante las dietas: solo una pequeña porción produce saciedad.

Debido a sus aceites,el cacahuate elimina colesterol malo y genera mayor cantidad del bueno, lo que ayuda a prevenir enfermedades cerebrovasculares.

Personas alÉrgicas al manÍ
A pesar de sus beneficios, el maní no suele tener una buena reputación, porque el número de personas alérgicas a él es mayor que en otros alimentos.