En Galdisa sabemos que las actividades empresariales tienen impactos sociales y medioambientales - positivos o negativos- en la cadena de valor. Además, las empresas pueden emplear sus recursos en inversiones sociales que fortalezcan el contexto operativo. Estos dos elementos, los impactos en la cadena de valor y las inversiones contextuales, son las herramientas fundamentales de la responsabilidad corporativa. Cuanto más integradas estén en la estrategia empresarial, más valor se creará tanto para la empresa como para la sociedad.

En Galdisa las actividades en cada fase de la cadena de valor generan beneficios sociales. Con las prácticas de compra, Galdisa ayuda a mejorar el nivel económico de pequeños agricultores en México; y con sus operaciones, la compañía eleva los estándares de seguridad alimentaria así como los estándares de las prácticas de empleo.

Gracias a la investigación y el desarrollo de nuestros productos, los consumidores satisfacen sus necesidades de nutrición mejorando así, su salud y bienestar.